Despedida de soltera

18 septiembre, 2007

El sábado anduve de nuevo por el barrio tomando unas birras, y en un largo de cuatro manzanas me topé con tres despedidas de soltera en menos de quince minutos. ¡Mamma mía, qué proliferación de bodorrios!. La verdad es que me tuve que reír y no era para menos dadas las circunstancias, porque algunas iban con una polla rosa de trapo, enganchada en la cabeza. Ains… y luego dicen que los homosexuales somos raritos… anda qué…¡¡.

Nunca he sabido muy bien cómo interpretar esta extraña forma que tienen las mujeres hetero, de celebrar estos eventos. Es como si el falo del macho fuera lo único importante de sus relaciones, porque básicamente todo lo centran en torno a él. Tampoco entiendo muy bien por qué vienen a un barrio gay a celebrarlo, ¿será porque aquí la novia tiene menos posibilidades de follarse a un tío en un momento de calentón?, ¿será para que los chicos gays se las acaricien?, ¿será porque en el entorno hetero se hace más el rídiculo con una polla en la cabeza y en el ambiente homosexual “todo” está permitido?.

¿Qué pasaría si en una despedida de soltera de lesbianas, fueramos un puñao de bolleras por la calle con un chocho de goma en la frente?, ¿qué pensarían los que nos vieran?. Que somos unas degeneradas y unas enfermas seguro. Yo creo que hasta nos imaginarían chupándonoslos afanosamente, las unas a las otras.

En fin, por favor le pido al cielo, que no tenga que ir nunca a una despedida de estas, porque vamos, yo, lo tengo clarísimo, me cambio a la acera de enfrente.

Anuncios

La vida es un Cabaret

12 septiembre, 2007

Este fin de semana estuve de copas con una amiga en el barrio Gay de Barcelona, fue muy divertido, porque ella es heterosexuala [odia que le llame eso] y dice que el barrio es muy fashion, pero bueno, en realidad toda ella es divertida, es un primor.
El caso es que pasamos por un cajero de La Caixa, y en los carteles publicitarios estaba anunciado el musical Cabaret. Me quedé hechizada con el cartel, ella lo miró con más naturalidad, y mientras salíamos comenté:

– Te has fijado en el cartel?
– Sí, Cabaret.
– Vaya foto, eh?.
– ¿Qué foto, no me he fijado?. Vuelve al cajero…
– Ya te vale tía¡. Yo pensando, mira qué culta que es con lo del teatro, ya te vale¡¡.
– Ja, ja, ja¡¡. Yo mientras, me parto de la risa, por su cara de incrédula sorprendida.

Lo cierto es que cuando vi la película Cabaret, me quedé cautivada con Liza Minnelli y tener la oportunidad de asistir a un musical aunque no lo represente ella, sería para aprovecharla desde luego. Se estrena el 26 de septiembre en el Teatro Apolo, su permanencia será limitada, sólo durante cuatro meses, con lo cual quizás sea difícil encontrar entradas.

Cabaret

Imagen: aquí >>