Un abrir y cerrar de ojos

4 diciembre, 2007

Por fin los caducos dejan caer sus hojas a gusto y placer. Se me antojaba eterna la espera este otoño, que casi está terminando… Me encanta disfrutar del manto que se extiende revoltoso en las aceras de esta gran ciudad. Levantar las hojas con los pies mientras camino, es un deporte que practico desde que tengo vestigios de memoria. Realmente el clima está cambiando. Ayer llegamos a 22 grados, cuando en estas fechas ya tendríamos que estar rozando temperaturas bajo cero. Esto es una locura.

Llevo dos semanas sin mirar la prensa, intento desconectar… qué tontería… es imposible, porque luego entro aquí y leo a tantos incansables compañeros que cada día me regalan sus impresiones cotidianas. A punto de terminar el primer libro que tenía pendiente [no de escribir se entiende], y liadísima con el trabajo [más que nunca], ansío que llegue el jueves para disfrutar del merecido puente que me voy a pillar hasta el domingo noche. También me dedico a actualizar mi vida social y a hacer planes, como siempre, que quieren abarcar mucho más de lo que soy capaz de dar en ocasiones, pero no puedo evitarlo, tengo que estar haciendo cientos de cosas a la vez. Seguro que al terminar las mini vacaciones diré lo que me digo siempre: necesito otras vacaciones…

Hoy he aprovechado que el portátil [que okupo] me ha permitido decir algo, porque ya hace días que está enfermito, se apaga solo directamente y no me deja tiempo a nada, sólo veo pantallas de scandisk. Creo que va siendo hora de que me emancipe a mi propio ordenador [ahora que parece que ya he roto éste…]. La verdad es que echo de menos escribir todos los días, aunque mentalmente sigo haciéndolo, pero también he ganado mucho tiempo libre para pensar y para hacer otras cosas que tenía en el tintero. Cualquier día exploto, jeje¡¡.

Un saludo amigos, sigo por aquí, aunque sea visto y no visto. Un abrir y cerrar de ojos :)

Parkinson terrenal

14 septiembre, 2007

De nuevo la tierra sucumbió a las fuerzas de la naturaleza, y los países bañados por el Índico se prepararon para un nuevo tsunami, que por suerte, no se digno en hacer acto de presencia. El parkinson terrenal ha vuelto de nuevo a Sumatra para recordar a todas aquellos que sobrevivieron, que el dueño y señor todo poderoso, el que hace, deshace y decide sobre sus vidas, no es otro, sino él. Su magnitud ha sido tal, que hasta Richter le ha dado un aprobado de 8,4. Y es que ha tenido más de dos años para preparar sus deberes.

Woman mourns

Subyugados a su propia impotencia, no importa cuántas veces clamen al cielo pidiendo una ayuda que jamás va a llegar porque la suerte aún sigue echada para ellos. Un día, el mar se tragó a la tierra, dos colosos titanes pugnaron por el mismo espacio, incongruente realidad, y hoy de nuevo han tenido que revivir el miedo en sus corazones.

Women mournin Sri Lanka

¿Durante cuánto tiempo más han de ser castigadas estas gentes para que podamos demostrar nuestra contaminante supremacía?. ¿Durante cuánto tiempo más tendremos que contemplar la desolación, la desesperación y el dolor arraigado en sus carnes y en sus herencias?. No se puede implorar más, no se puede sufrir más. Llora por ellos, porque ya no les quedan lágrimas que regalar.

Young boy and mother

Si has tenido un buen día y has disfrutado de tus familiares y amigos, de tu casa, de tu coche, de tu ropa, de tu perro, de tu vida, entra aquí, y dime si compartirías tus cosas y a tu gente con ellos.

Leer noticia completa >>

El niño sin nombre

4 septiembre, 2007

Seguro que todo el mundo recuerda la fotografía de aquella niña afgana de 12 años, que fue portada de National Geographic en 1985. La fotografía durante años, ha dado la vuelta al mundo. Una excelente instantánea captada por Steve McCurry, que años después consiguió encontrarla y volvió a fotografiarla de nuevo. Su nombre es, Sharbat Gula.

Sharbat Gula

Y seguro que todo el mundo también recuerda, la fotografía tomada a una niña vietnamita de 9 años, en 1972, cuando fue atacada su aldea con napalm. Una imagen impactante, que también ha viajado por todos los rincones del planeta. Fue tomada por Huyng Cong Nick Ut. El nombre de la niña, Kim Phuc

Kim Phuc

Pues que a nadie del mundo se le olvide la fotografía de este niño de Santo Domingo, que no se qué edad tiene, tomada el pasado 20 de agosto y que está preso de un ataque de pánico, bajo las fuertísimas lluvias, entre la vergüenza y el terror . La fotografía fue realizada por Orlando Barría durante el paso del huracán Deán. El niño, aún no tiene nombre.

Dean

Pululando entre las almas

3 septiembre, 2007

Una suave brisa caprichosa, se revuelve sobre sí misma y enfadada, se crece victoriosa sobre el mar… y está a punto de causar otra tragedia humana provocada por humanos.

El huracán Félix, toma forma, y lo que era una pequeña tormenta tropical hace un “ratito”, ahora es un huracán de categoría 3 y se preveé que aumente a 4 en las próximas 24 horas. Pululando entre las almas de los aterrorizados testigos de su furia, echará su anzuelo una vez más. El Caribe es su destino, cual caprichoso turista incívico, desea conocer sus costas dejando su huella a su paso. Pronto visitará Nicaragua y Honduras, esperemos que no adquiera ningún souvenir.

Ha llegado el momento de protegerse de él. Apaguemos la TV, los monitores, escondamos teclados, ratones; borremos nuestro Historial, nuestros Favoritos. Imprescindible en estos días, no leer nada de prensa, no hablar con la gente culta, no aceptar folletos en vano… no abrirle la puerta al vecino, evitar las conversaciones del tiempo con la gente no-culta; escuchar sólo mp3, evitar ir al banco, no dar limosnas y no levantar la cabeza ante la publicidad del metro.

Siguiendo todos estos consejos y con un poco de suerte, estaremos todos aquí el próximo viernes sin habernos enterado de nada, sin cargos de conciencia, listos para salir de copas; porque nos lo merecemos por lo duro que hemos currado toda la semana y porque nos lo vamos a pasar de miedo, en esta recta final del verano, paseando con nuestros amigos bajo la luz de la luna y disfrutando de una suave brisa caprichosa… pululando entre nuestras almas.

Leer noticia completa >>

Un mundo de fábula

22 agosto, 2007

¿Por qué la mayoría de las miserias las acaparan los países menos favorecidos?. Y no me refiero ya a hambrunas, enfermedades, guerras y demás, sino, a las, llamémoslas, inclemencias del tiempo: huracanes, tifones, maremotos, tsunamis, volcanes, incendios, terremotos y otras grandes glorias que van desfilando por nuestro planeta.

No hay que ser un erudito para darse cuenta de que muchas cosas van mal desde hace tiempo, que el cambio climático, nos los estamos currando nosotros solitos y que la cosa, no va a mejorar ni por casualidad. Estaremos viendo, los que estamos, ¿el principio del fin de un planeta agonizante?. ¿Cuál será nuestro legado a los venideros?.

Partiendo de la base, de que la casualidad no existe, que cada uno de nosotros se labra su propio destino, se me ocurren preguntas, como por ejemplo: ¿Son culpables los pobres por ser pobres?, ¿es por esto que les pasan tantas desgracias?, ¿acaso, ese buen dios del que hablan tantos, lo ha previsto así?. Porque si no, qué sentido tiene que les ocurran estas cosas. Y la que más me carcome, es, ¿no es cierto, que realmente nos beneficia a los países desarrollados (?) toda esta situación?.

Es triste, duro o ignorante, pensarlo así; pero es así como lo pienso. El mundo entero se está confabulado contra estas gentes, y por mucho que algunos hagan, nunca habrá una solución para ellos. Es imposible salvarlos, ayudarlos, protegerlos, por la sencilla razón de que hace más el que quiere, que el que puede.

¡Un terremoto en Perú!. ¿Perú?, ¡ah, sí!, de Perú es la camiseta que me he comprado en el mercadillo estas vacaciones, ¿eh que me queda guay con el morenito que traigo?.
¡El huracán Dean!. ¿Dean?, ¡ah, sí!, El Deán es una freiduría de Cádiz, no veas que pescaíto, pero vamos, que allí lo que sopla es levante, tanto como llamarlo huracán…
Soy solidaria, tolerante, pero acabo de llegar de vacaciones, por favor, dadme un respiro, ya me lo miraré en Internet. Porque antes, tengo que descargar la cámara digital, que viene hasta arriba de fotos de las churris que he conocido y bueno, los e-mails que me han dado, las tengo que agregar a todas para estar en contacto (?).
En algún lugar, alguién está ahora mismo volando, o enterrado bajo escombros, pero yo tengo que configurar el PC nuevo que me han regalado estas vacaciones, que ya está bien de ir de portátil prestado, ¿o no?.

El que esté libre de pecado, simplemente, que no haga nada, no vaya a ser que se pongan las cosas peor, por favor.