Avaricia vs. Envidia

16 octubre, 2007

Me gustaría hablar de la avaricia y de la envidia, esas dos putas perversas que lo poseen y lo quieren todo. Son independientes, paralelas, y al mismo tiempo complementarias. Pueden habitar la una sin la otra, pero si se fusionan, podrían conseguir que universos de odio colisionen a su alrededor. Es realmente una tragedia poseerlas a ambas. A pesar de ello, no nos conformamos con poco, somos desdeñados, arrogantes, los portadores idóneos para que ellas siembren su semilla.

Desde la infancia, independientemente de las creencias que nos inculquen, siempre nos adoctrinan para que no seamos envidiosos, pero de alguna manera, sí avariciosos. Nos dicen que la suerte de los demás es su suerte, y que no debemos desearla, y al mismo tiempo nos preguntan si vamos a conformarnos con la que tenemos pudiendo tener otra. Así que, camuflando las formas en afán de superación, invocamos al destino para conseguir ser alguien de provecho en nuestras vidas, porque el fin ya está justificado.

Cada día podemos leer noticias de todo cuanto nos rodea, es evidente que esta pasando algo y grande, se está experimentando un cambio de aptitudes y de actitudes con respecto a nuestro entorno, pero aún así, seguimos encontrando pequeños retazos de incomprensión como el que me he encontrado; porque aunque tuviera cuatro millones de euros, no podría comprarme una villa en una urbanización de lujo de Mallorca, si la inmobiliaria que selecciona a sus inquilinos, decide que no voy a ser una vecina modelo, porque podría molestar a los famosos. Ya está. Así de fácil es decirlo.

Con el angustioso problema de vivienda que tenemos, cómo permitimos que unos pocos puedan vivir bajo tales favoritismos. Cómo puede dejar nuestro gobierno que ocurra esto en un país al que presume de tratar como igualitario, si aún sigue habiendo gente hacinada en viviendas de escasos metros, compartiéndolas con toda suerte de insectos. Cómo es posible que se permitan este tipo de cribados humanos y estas  fronteras contruidas con las pajas mentales de tan sólo unos cuantos.

Pero quién puede más, ¿la codicia o la razón?.

Anuncios

3 Responses to “Avaricia vs. Envidia”

  1. e.Keychar Says:

    La codicia puede más que la razón, porque hace seres irracionales.
    La palabra avaricia o envidia fue algo que nunca entendí muy bien. Puesto que siempre he pensado que una no se ha de comparar con nadie, si no consigo misma, lo mismo que competir. Es creo, por dónde comienza la honestidad.
    Son procesos morales y búsquedas de grados de justicia que le hacen a una si no actuar, al menos intentarlo.

    Un tema interesante.

    :***

  2. soycomosoy Says:

    La cuestión es que vivimos en un país justo lleno de injusticias y que estas injusticias parece que solo las sufrimos las pobres personas de a pie.
    Podemos ser razonables y codiciosos al mismo tiempo pero existe una desventaja muy grande entre estos dos conceptos, nuestra situación económica, nuestro lugar en el mundo nos permitira descifrar por donde va encaminada nuestra vida, lo siento pero es asi, precisamente nos encontramos en una sociedad capitalista donde lo material es lo que prima.
    Podemos ser razonables y pobres o razonables y ricos.
    Hay ricos pobres y pobres muy ricos que viven precisamente en pisos de 30m2 o en chavolas pero que interiormente son las personas más felices del mundo.
    Cierto que el dinero ayuda, pero no te da la felicidad y realmente sea cual sea nuestra situación la mejor riqueza que podemos tener es la salud, ella lo puede todo, los ricos se enferman y los pobres también, entonces tanto dinero, avaricia, envidia ¿de qué sirven? solo nos deja estres y muy mal sabor de boca.
    Dejemos pues que los ricos avaros y los podres codiciosos lo sigan siendo, porque son precisamente ellos los que no tienen uso de la razón.
    Estas son mis abstracciones nocturnas.

  3. Nina Says:

    Sí, (casi) totalmente de acuerdo con vosotras, pero, ¿no es cierto, que mientras se siga fomentando y permitiendo esa avaricia, seguirá aumentando la envidia y con ella la codicia por poseer, con la consiguiente pérdida de la razón, a cambio de lo material?.

    :)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: