No me lo puedo creer…

8 septiembre, 2007

[Nota: Imprescindible escuchar la música para entender  y ambientar el post].

Esto suena… no-me-lo-pue-do-cre-er¡¡, con todas las pruebas que hice y que no iba, je¡¡. Bueno pues ahora hasta podría abrir una nueva categoría, una que sirviera para evocar mediante la música, a todos aquellos recuerdos que tengo asociados al oído. Qué tal para empezar… un poquito de música de esa que te induce a moverte suavemente, sensual, al compás… pero muévete de verdad eh¡¡, mientras imaginas que estás…

http://www.goear.com/files/sst4/35519704ad1d5647ac91eedf1cbbcc96.mp3″

…por ejemplo, en algún chiringuito perdido de esa playa tan fantástica, una noche de verano… con los pies descalzos en la arena [ojo donde dejas los zapatos], el olor a sal, las olas rompiendo en la orilla y salpicándote… luces de antorchas y velas a tu alrededor, todo el mundo bailando todos empujando, el Martini que se te derrama [bueno esto último no que cuesta una pasta], y el tiempo se detiene, y la morena de la barra… la morena de la barra… uhmm… y mientras tú, te acercas acariciando las hojas de las plantas con la mano, con paso suave pero firme, interesante; te pilla de camino ir justo hasta donde está la morena [dando un par de giros, poco más y ya estás]. Es esa morena que has visto en tus sueños, es ella, la poseedora caprichosa de tus fantasías, justo la que necesitas que se enchufe en tu vida [al estilo plug & play], ya tu harás el resto… Y en el preciso instante que llegas a su lado, cuando ya casi la tocas, cuando ves el brillo de sus ojos, cuando puedes olerla… [llega tu colega que se mea y que no se sabe dónde está el químico..¡¡ tranqui, luego la matas], y la morena que no te cree selectiva, que se esfuma… Pero no te preocupes, sigue bailando, apurando tu bebida, aquí no ha pasado nada, deja que el vaso al alzarlo gotee sobre tu ropa… sobre tu pecho, sólo piensa en la música, esa misma que te invita a escapar bajo un cielo estrellado, que te invita a tumbarte en la arena y a ser abducida por el firmamento, con la cara envuelta en rocío… y que te hace sentir en libertad por unos instantes, fusionada con todo lo que te rodea… sólo escucha la música… porque sin música no existirías esa noche, bailando sobre la arena de la playa… con la luz de la luna en tu pelo, ondeando revoltoso al viento… y la morena que llega por detrás y sujeta con sus manos calientes tu cintura, insinuante, pegada a ti, puedes sentir su corazón latiendo, contoneándose a tu ritmo,  y tú que no ves el momento de desmayarte, pero quieta¡¡ puedes hacerlo, estás controlando la situación, ahora hasta mides cinco centímetros mas, jurarías que el sujetador te aprieta, que se hace pequeño, que digo, si tú no llevas sujetador…¡¡ y la luz de las antorchas transparentan tu figura, envuelta en seda… y la morena que te acecha juguetona…

…y que bueno, que te espabiles, que ya se ha acabado el post y la experiencia mística de plástico. Enga, cada una a su puta casa, que voy a cerrar el chiringuito…¡¡

Agradecimientos a Mober, que casi me ha obligado a arreglarlo… [Nota: Este post ha sido escrito en femenino, porque si utilizo el masculino, aunque sea por genérico, no me imagino a una morena ni aunque duerma a mi lado. Estás escuchando Legal de Snow].

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: