El niño sin nombre

4 septiembre, 2007

Seguro que todo el mundo recuerda la fotografía de aquella niña afgana de 12 años, que fue portada de National Geographic en 1985. La fotografía durante años, ha dado la vuelta al mundo. Una excelente instantánea captada por Steve McCurry, que años después consiguió encontrarla y volvió a fotografiarla de nuevo. Su nombre es, Sharbat Gula.

Sharbat Gula

Y seguro que todo el mundo también recuerda, la fotografía tomada a una niña vietnamita de 9 años, en 1972, cuando fue atacada su aldea con napalm. Una imagen impactante, que también ha viajado por todos los rincones del planeta. Fue tomada por Huyng Cong Nick Ut. El nombre de la niña, Kim Phuc

Kim Phuc

Pues que a nadie del mundo se le olvide la fotografía de este niño de Santo Domingo, que no se qué edad tiene, tomada el pasado 20 de agosto y que está preso de un ataque de pánico, bajo las fuertísimas lluvias, entre la vergüenza y el terror . La fotografía fue realizada por Orlando Barría durante el paso del huracán Deán. El niño, aún no tiene nombre.

Dean

Anuncios

4 Responses to “El niño sin nombre”

  1. Kurtz Says:

    Ojalá se sepa pronto su nombre. Creo que en los casos anteriores que nombras, sus identidades tardaron muchos años en descubrirse.
    Estas fotos impactan, pero lo hacen más si se conocen la identidad del fotografiado. Y es que, de vez en cuando, necesitamos que nos golpeen fuertemente la conciencia.

    Saludos.

  2. Nina in Blue Says:

    Supongo que tienes razón, que es por eso que impactan tanto, porque hay un nombre para recordarlo, sin embargo de los “nadies”, nadie se acuerda.

    Un saludo.


  3. Me hiciste recordar a Eduardo Galeano, también lo tengo citado en uno de mis posts:

    Los nadies

    Eduardo Galeano

    Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

    Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

    Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:

    Que no son, aunque sean.

    Que no hablan idiomas, sino dialectos.

    Que no profesan religiones, sino supersticiones.

    Que no hacen arte, sino artesanía.

    Que no practican cultura, sino folklore.

    Que no son seres humanos, sino recursos humanos.

    Que no tienen cara, sino brazos.

    Que no tienen nombre, sino número.

    Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

    Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

  4. Nina Says:

    Es curioso que yo también tenga el mismo post escrito que tú, pero que muy curioso, con todas las citas posibles que se pueden hacer. Una casualidad entre millones.

    Realmente fue publicado por primera vez en el viejo blog que tuve hace año y medio. En éste ya he publicado dos entradas antigüas de aquella época: Tiempo fractalizado y Los nadies.

    :)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: