Con paciencia y saliva…

26 julio, 2007

Hoy he pensado largo rato en la paciencia. Entre algunos ejemplos, muchos son los que dicen que es una virtud, otros tantos, que es un conocimiento adquirido y como tal, se puede mejorar con su práctica y estudio. Otros muchos también piensan que es una forma de no violencia y el RAE en su primera entrada dice, que es la Capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse.

Así que después de pensarlo, he llegado a la conclusión, temporal o no, de que la paciencia es una forma de vida y sobre todo en una gran ciudad.

Hay que ser pacientes con los vecinos. Las grandes ciudades albergan muchas etnias diferentes, a cuál más dispar. Tienes vecinos de diferentes razas, costumbres y religiones en tu misma escalera y hay que saber respetarlos para vivir en armonía. Los extranjeros creo que se adaptan antes, porque aprenden y con ello evolucionan, pero nosotros tardamos más, porque desconfiamos de lo nuevo y desconocido, de los cambios, y tendemos a ser conservadores y hacer una comparativa con cualquier otra vida pasada que fuera mejor.

Hay que ser pacientes con todos los servicios. Colas,  apretones y carreras en los transportes, filas interminables de personas en los supermercados, tiendas pequeñas y grandes almacenes. Masificación en las fiestas señaladas. Retrasos, horarios imposibles. Noches sin dormir. Polución, ruido, ruido y más ruido.

Hay que ser paciente en el trabajo. Tus compañeros, tu jefe, tu compromiso, te acompañan muchas horas al día, algunas imposibles de pagar, o de cobrar. Sobrecarga de trabajo y estrés que repercuten en la calidad de los servicios que nos brindamos unos a otros, desmejorando con ello, nuestra calidad de vida al mismo tiempo. Exceso de responsabilidad o de tomas de decisiones. Puestos denigrantes y puestos inalcanzables.

Hay que tener pacienciencia con las relaciones sociales. Los amigos, la familia. Son tu motor, porque tus emociones giran entorno a ellos. De tu paciencia con ellos, depende en gran medida tu felicidad.

Hay que ser paciente, siempre hay que ser paciente. Durante todo lo que hacemos. Desde este punto de vista, es una forma de vida, adquirida o innata, y nos es imprenscindible para sobrevivir. Pero sobre todo, por muy pacientes que seamos,  por mucha paciencia que tengamos, no hay que perder el sentido del humor. Ya lo dice la frase: Con paciencia y saliva… se la metió el elefante a la hormiga.

Anuncios

2 Responses to “Con paciencia y saliva…”


  1. It’s a pity you don’t have a donate button! I’d without a doubt
    donate to this excellent blog! I suppose for now i’ll settle
    for bookmarking and adding your RSS feed to my Google account.
    I look forward to brand new updates and will talk about this website with my Facebook group.
    Talk soon!

  2. Gene Says:

    As it applies to folks, healthier living is the practice of wellness enhancing behaviours, or place just, living
    in healthy ways.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: